J-musicA quién no le ha pasado cuando te preguntan: “¿Qué música escuchas?”. Debo admitir que respondo con un poco de timidez: “J-Music / J-Rock”. Y ahí viene la cara de “¡Ah! ¿¡Qué es eso!?”.

Tomo aire, porque sé y sabemos que la cosa se viene compleja: “Música rock japonesa… ¡Uf!”

Justo en ese minuto tú sabes que por esa cabeza están pasando probablemente dos imágenes: la primera, una geisha tocando un shamisen (aunque ni siquiera sepa que así se llama ese instrumento) o peor aún “¡¡música de monos chinos!!”.

Esbozas esa sonrisa algo forzada: “… Japonesa”, comento.

¡Felicidades, te has convertido en la persona freak del grupo!

Y no es que la J-Music sea la “música del anime” o también denominado ‘Anisongs’ pero ¿alguno de ustedes ubicaba algún grupo nipón antes de ver “Samurai X”, “Sailor Moon” o “Saint Seiya”? OK, siempre hay alguien que sí, pero para la mayoría de nosotros es indiscutible el profundo lazo que existe entre ambos, ya que el anime fue el medio a través del cual la industria musical japonesa traspasó las fronteras asiáticas logrando popularidad en nuestra cultura occidental. En el fondo, es el responsable de  que nuestros mp4 estén llenos de estos temas.

¿Qué es la J-Music?

En una forma simple de decirlo, es la música popular de Japón que incluye diferentes estilos dentro de los cuales los más familiares para nosotros sean probablemente el J-Pop y el J-Rock -con todas sus subdivisiones correspondientes- y de donde han emergido parte de nuestras ya mencionadas ‘Anisongs’.

Se discute mucho sobre el porqué del prefijo “J”. Evidentemente es por “japanese”, pero entonces ¿porque no existe el ‘French o F-Rock’ o el ‘Italian o I-Pop’? Inicialmente se pensaba que definía en ellos géneros musicales diferentes de, por ejemplo, el pop o rock habitual. Sin embargo, ya es conocido que sólo se trata de un gusto por la identidad y sobre todo una forma de fomentar el marketing durante la década de los ‘80. No por nada el mercado musical japonés es uno de los más productivos y potentes a nivel mundial, movilizando valores cercanos a los 4.100 millones de dólares con la totalidad de sus artistas, en donde la forma de difusión de su trabajo tiene grandes diferencias a lo que ocurre en occidente. Cito textual: “La música que se escucha en Japón proviene de Japón”, destacando su grado de nacionalismo que ha sido imitado por otros países tales como Corea del Sur, quienes han logrado un éxito similar. Quizá no sería una mala idea desarrollar una versión chilena al respecto.

No soy tan fanática del J-Pop como sí lo soy del J-Rock. Para mí no es “rock habitual”. Creo que la estructura musical lograda con los arreglos en los temas fue una grata novedad para nuestros oídos e hizo que saltáramos de nuestros asientos a la silla del PC para investigar sobre los grupos y su discografía, independiente finalmente del anime especifico que nos abrió la posibilidad de conocerlos.

Ya será hora de hablar más sobre sus orígenes e influencias, detalles más profundos de los diferentes estilos junto a historias, biografías y novedades de diversos solistas y grupos representativos. Como podrán ver -y leer- ¡tema hay para rato! Bienvenidos.

M&K.

Anuncios

»

  1. Ketin Porta dice:

    Yo escuchaba a Momoe Yamaguchi cuando chico

  2. Yo partí con el J-Pop, pero después seguí con J-Rock. Además me sucede algo curioso: detesto el hip-hop gringo por ejemplo, pero en japonés todo se oye mejor… jajaja!!!

  3. […] y en la actualidad -de cierta manera derivado de la industria del animé-manga- se ha producido también el boom del J-Rock, J-Pop, cosplay, coreografías y un laaaaargo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s